martes, 22 de mayo de 2018

Pinturas y Recubrimientos - Conoce los métodos más comunes de aplicación


Pinturas y Recubrimientos - Conoce los métodos más comunes de aplicación

Remodelaciones y proyectos nuevos, nos presentan una perfecta oportunidad para producir ambientes funcionales y durables. Antes del mobiliario, está la preparación de techos y muros con pintura y recubrimientos de acuerdo al estilo y uso que tendrá dicho lugar. Pensando en soluciones duraderas, la pintura industrial ofrece tanto amplia gama como la resistencia al uso diario y los elementos, incluso facilitando su limpieza.

Una vez consideradas las ventajas de utilizar pintura industrial en tus proyectos, ahora está la elección entre los distintos modos de su aplicación:

Por medio de pulverizador
Una rápida comparación puede ser visualizar los aerógrafos utilizados por artistas, que utilizan aire comprimido para rociar la pintura en las áreas deseadas. En escala de pintura industrial, el compresor de aire es de mayor potencia, nebulizando la pintura o produciendo un rocío fino para aplicaciones más precisas. La ventaja de este sistema es la posibilidad de utilizar aditamentos para canalizar la pintura de distintas formas, regulando la presión o utilizando patrones personalizados; en cualquiera de los casos, se pueden crear terminados lisos e uniformes.

Rodillo
Un sistema que ha sobrevivido las pruebas del tiempo, con décadas en uso para todo tipo de proyecto. Este tipo de método está más pensado para trabajar sobre superficies planas, donde el rodillo permite la dispersión uniforme de la pintura, sea para muros, techos o pisos. Los tipos de rodillos existentes en el mercado permiten abordar distintas partes del trabajo; rodillos largos para espacios amplios, cortos para espacios estrechos y detallado, entre otras variantes.

Inmersión
Un método popularizado con el auge de la era industrial era la utilización de repositorios o enormes tanques llenos de pintura para sumergir productos de distintos tamaños y darles acabado de forma práctica y rápida. Podemos recordar como ejemplo los automóviles alemanes, cuya carrocería era pintada con este método; en la actualidad dicho sistema persiste, aunque más utilizado para los primeros tratamientos antioxidantes. Para proyectos industriales, este método permite rapidez y uniformidad, utilizando pintura de especial viscosidad y propiedades de adhesión.

Brocha
Un método que ha sobrevivido por milenios, evolucionando con el avance de la tecnología para la creación de brochas con distintos tamaños, formas, tipos de cerdas, al igual que los distintos tipos de pinturas y agentes relacionados, como solventes para su dilución y limpieza. Al igual que la aplicación de rodillo, se pueden trabajar áreas amplias con brocha grande para optimizar esfuerzos, y luego brochas más pequeñas para filetear y aplicar a detalle. Con experiencia y pulso puede darse un perfecto acabado.

Pulverización sin aire (Airless)


Un sistema de este tipo comparte características con el pulverizador convencional, siendo la diferencia que el aire y la pintura nunca tienen contacto directo, a pesar de que ambos utilizan compresión. Además, la presión que se maneja en un sistema airless es mucho mayor; de esta manera se tiene mayor control sobre la nebulización de la pintura, que con otros sistemas se tiene un desperdicio por la sobre pulverización. Otra de sus principales ventajas es la capacidad de dispersión para rápidamente aplicar pintura sobre espacios grandes, dejando acabados más gruesos.


Dependiendo tus presupuesto y condiciones de los espacios a revestir, estos sistemas pueden ayudarte a dar un acabado profesional con pintura industrial a tus proyectos. Te invitamos a que conozcas mas acerca de nuestros recubrimientos y pinturas industriales en nuestra pagina web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario