martes, 22 de mayo de 2018

Los recubrimientos más importantes en una nave industrial



La Norma Oficial Mexicana publicada en el Diario Oficial es nuestra principal referencia para encontrar estatutos y connotaciones de seguridad que deben observarse al acondicionar espacios para operaciones industriales. Estos lugares, donde el trabajo diario, la presencia e interacción de obreros y maquinaria generan múltiples variables y potenciales de riesgo pueden producir incontables pérdidas humanas y materiales. Al seguir las indicaciones de la normativa, logramos crear las mejores condiciones para el control y manejo de dichos riesgos, cumpliendo con los estándares de Protección Civil y logrando mejor puntuación en cálculos tanto para prima de seguros e impuestos.

Desde la perspectiva del patrón, se debe identificar los puntos de mayor riesgo en la nave industrial, con ayudas visuales y con los recubrimientos necesarios para prevenir o frenar la combustión se les denomina ignífugos o retardantes (Sección 4.22, NOM-002-STPS-2010, Condiciones de seguridad-Prevención y protección contra incendios en los centros de trabajo.) Dicho recubrimiento es para aplicación tanto en muros y pisos, como en tubería y maquinaria donde se identifique el potencial de incendio.

Para los pisos operativos dentro de una nave industrial, son de concreto y algunos con refuerzo estructural para sostener maquinaria pesada o estanterías de alta capacidad. El uso diario por el tráfico de operadores, montacargas, carritos y demás dispositivos, incluyendo los impactos y derrame de químicos, eventualmente terminarán por degradarlos. Por ello, se recomienda de un recubrimiento protector, que contemple el nivel de uso y los materiales que están presentes en las operaciones, que ofrezca amarre al pisar, se adhiera de forma durable a la superficie, y esté lista para estímulos químicos, térmicos y mecánicos, para con ello conservar nuestra inversión. En este caso hay algunas variantes de recubrimientos para casos específicos:

      Con mayor resistencia mecánica o estímulo térmico.
      Para mayor resistencia a sustancias químicas.
      Para ambientes que requieren un mayor grado sanitario.
      Para proteger de conductividad eléctrica y acumulación de estática.
      Protección impermeable en general.

En el caso de los sanitarios, aunque las condiciones son de menor riesgo de incendio, lo que se busca es asegurar que el tránsito de ingreso y egreso a las instalaciones sanitarias sea de forma segura, por lo que se exige que haya pisos impermeables antiderrapantes, al igual que recubrimientos en muros a una altura mínimas de 1.80 mts con materiales impermeables lisos. Dicho resultado puede lograrse con recubrimientos antiderrapantes, en forma de pintura o barniz industrial que facilita su aplicación y limpieza.

Como cierre, además de los recubrimientos, deberá existir una agenda permanente para la inspección y mantenimiento de las instalaciones, que nos ayudará a detectar a tiempo cualquier desgaste, perforaciones, oxidación y cualquier tipo de daño que pueda con el tiempo convertirse en un potencial desastre.

Nuestros expertos en Pinturas Industriales pueden asesorarte en el uso y aplicación de dichos recubrimientos para dar un mantenimiento mas eficiente a tu empresa y estar al día con las normas mexicanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario