martes, 12 de junio de 2018

Protección efectiva para estructuras de acero

 Pintura en estructuras metalicas



A diferencia de condiciones residenciales donde la priorización se inclina hacia la variedad de colores, en los entornos industriales la pintura y recubrimientos deben principalmente responder a características de funcionalidad, durabilidad y seguridad. La variedad disponible en la actualidad es vasta, pero podemos enfocarnos a dos categorías principales:

Recubrimientos orgánicos.
Son aquellos que contienen carbón en su constitución, productos derivados de petróleo, a la vez que solventes, pigmentos, aditivos y barnices.

a)          Recubrimientos alquídicos. Pueden aplicarse a varios substratos preparados en distintos entornos industriales. Dependiendo de sus ingredientes, pueden resistir a los rigores de distintas condiciones en exteriores, interiores, subterráneas y bajo el agua. La desventaja es que requieren oxígeno para completar la reacción química y que se logre un acabado durable; al necesitar que el oxígeno se distribuya en toda la capa de pintura, el proceso de secado toma tiempo a comparación con otros productos.

b)          Recubrimientos epóxicos. Comprende una amplia gama de productos con características excelentes para formación de capa, propiedades mecánicas y químicas, mientras que requieren tiempos cortos de curado y secado. Estos materiales pueden crear firmes uniones con las superficies donde se aplican, incluyendo acero, zinc, aluminio y componentes galvanizados. Ésto los convierte en perfectas alternativas para proyectos industriales que requieren protección máxima contra los elementos, combustibles, químicos, humedad y sales en inmersión.

c)           Recubrimientos de poliuretano. Complementados con aditivos especiales, los productos para aplicación de capas de poliuretano tienen excepcional resistencia contra la corrosión, abrasión, químicos, y desgaste ambiental. Por ello son altamente versátiles, aplicables a múltiples proyectos.

Recubrimientos inorgánicos.
Para poder dar protección contra varios agentes estresantes en plantas industriales, se preparan los recubrimientos inorgánicos utilizando esmaltes, aditivos y pigmentos.

a)          Recubrimientos acrílicos. A pesar de que los recubrimientos alquídicos siguen teniendo mucha aceptación para proyectos industriales, se han comenzado a popularizar los recubrimientos a base de agua. Para lograr dar un acabado resistente y durable en naves industriales, se agregan componentes y aditivos de alto rendimiento y se utilizan menos dispersores de pigmentos, surfactantes y modificadores reológicos que puedan afectar negativamente a la protección contra la corrosión.

b)          Recubrimientos cerámicos. Además de mejorar la durabilidad, la protección contra químicos y la corrosión, el recubrimiento cerámico cuenta con características únicas como el aislamiento térmico, además de dar estabilidad química y dimensional. Pueden utilizarse para la protección de tanques y tuberías contra el agua , humedad, rayos UV, químicos y temperaturas elevadas. Únicamente, se deberá evitar su uso en lugares donde haya exposición a tensiones o compresión, ya que la deformaciones pueden dar lugar a fracturas, afectando la integridad de la capa.

c)           Recubrimientos intumescentes. Estos recubrimientos, al ser expuestos a temperaturas altas o a las llamas, se expanden para generar capas gruesas asemejando espuma, que aísla a las estructuras del fuego. Gracias a dicha características, son de uso frecuente en aplicaciones para entornos de temperaturas elevadas.

Existen otros recubrimientos de tipo metálico y a base de polvo, pero requieren una valoración, y que el lugar donde se apliquen presente condiciones de trabajo estables. Si necesitas asesoría integral puedes consultarlo con uno de nuestros Pintores Industriales y con gusto aclararemos todas tus dudas de tus proyectos.



¿Qué es la pintura Dryfall?

Aplicación de Dryfall


Así como la necesidad ha sido la madre de muchos inventos, igualmente aplica en el caso de pinturas y recubrimientos. ¿Cuál es una de las características comunes, o inconveniencia, al aplicar pintura? Sin duda es el tiempo que necesita para secarse, que se da por hecho como parte de una agenda de trabajo. Ahora, ¿qué pasaría si pudiéramos disponer de ese tiempo, utilizando una pintura de rápido secado? Justo eso es lo que podemos lograr al utilizar la pintura Dryfall.

También referida como pintura “drop dry” (secado al caer), la pintura de tipo dry fall contiene aditivos para acelerar el proceso de secado. De igual forma, gracias a la velocidad en que la pintura se seca, los excesos de pintura se secan con igual velocidad, que después podemos remover con facilidad. Por ello este tipo de pintura es una de las preferidas para las aplicaciones comerciales e industriales.


Además de su rapidez de secado, cuenta con otras ventajas:

-                Rápida aplicación. El proceso de rociado para crear la capa rápido, e igualmente se seca con velocidad. Como ejemplo, los techos pueden pintarse en una misma noche, quedando listos para el siguiente día de trabajo, sin haber necesidad de parar labores.

-                Libre de desorden. Gracias a sus aditivos, la pintura se seca incluso antes de que pueda tocar el piso, considerando alturas de aproximadamente tres metros o más. Después de terminar, se puede barrer o aspirar el excedente de pintura.

 -                Libre de olores. La pintura Drywall en condiciones típicas es virtualmente libre de olores, por lo que su aplicación no necesita la salida de su personal por riesgos de mareos o intoxicación.

-                No hacen falta preparativos. Dado a lo práctico que las pinturas Drywall son, su secado rápido y la facilidad con la que se limpia el sitio después de la aplicación, no hace falta poner plastificado en pisos o alguna otra preparación.

-                Alta reflectividad de la luz. Gracias a que las pinturas Drywall son altamente reflectivas, puede ayudar a las empresas a reducir la cantidad de fixturas de iluminación y los watts necesarios para sus operaciones.

-                Buena adhesión y capacidad de recubrimiento. Puede dar hasta diez años a las superficies en donde se aplican, además de ser muy opaco, por lo que con frecuencia una capa es suficiente para cubrir pinturas anteriores.

La pintura Drywall tiende a utilizarse principalmente para recubrimiento de techos, pero también puede usarse en interiores de condominios, tiendas, bodegas, y otros edificios comerciales e industriales. Existen varios tipos, como las alquídicas, de látex y acrílicas, por lo que las posibilidades de aplicación se abre para yeso, aluminio, acero y madera. Otros de los beneficios son el costo razonable, que mejora la durabilidad de la superficie, además de dar una apariencia de calidad en donde se utiliza.

Acércate a uno de nuestros Pintores Industriales y conoce mas acerca de sus aplicaciones y como podemos beneficiar a tu empresa.

Recubrimientos cementosos vs intumescentes para protección contra fuego

 Pintores Industriales


La seguridad de tus empresas es un tema de protección de tu personal, tu inversión en edificio, maquinaria e inventarios. Igualmente, las regulaciones gubernamentales, estándares exigidos por clientes y todo lo que esté relacionada con el cálculo de primas de seguros, dependen de las características y condiciones tanto de tus procesos como el sitio en el que operas. Uno de los temas de seguridad más predominantes está relacionado con la preparación y planes de contingencia contra eventualidades relacionadas con incendios; mientras mejores sean tus preparaciones, más seguro es tu edificio y más asequible serán las cuotas relacionadas con seguros y protección civil.

Existen dos tipos de protecciones, llanamente categorizadas como activas o pasivas. Las de tipo activo, son los sistemas que reaccionan ante cualquier evento, como lo son alarmas y rociadores, incluso el uso de extintores de forma manual, por parte de un trabajador (con previa capacitación básica). Aquellas de tipo pasivo son las que se preparan desde que se diseña la construcción; todas las salidas de emergencia, o los elementos de la edificación que retarden o reduzcan el impacto de cualquier eventualidad. Gracias a la protección pasiva, podemos estar más tranquilos al saber que hay medidas que nos protegen incluso en casos que los sistemas activos puedan fallar. Aclarando, ambos son importantes, pero las capas de redundancia nos darán más tiempo para reaccionar.

Ahora bien, ahondando en la protección  pasiva, están los recubrimientos para superficie que son retardantes o a prueba de fuego. Los dos principales son los recubrimientos cementosos y los intumescentes. Para decidir sobre cuál aplica mejor para las condiciones de tu construcción, te presentamos su origen y características:

Las capas ligeras de recubrimiento cementoso tienen origen en las protecciones de concreto que se aplicaban en construcciones industriales hasta mediados del siglo XX. Son de un relativo costo bajo y de resistencia a temperaturas elevadas; las preparaciones densas de concreto fueron sustituidas por las capas cementosas que eran menos pesadas  y de más sencilla aplicación. El factor a considerar es la mano de obra relacionada que puede elevar los costos, siendo varias las capas las que deben aplicarse. Su utilización es preferente en lugares secos, donde no se espera que la superficie esté expuesta a vibraciones o impactos. No es recomendable en espacios donde haya niveles elevados de humedad, dado que se generará invariablemente un espacio entre el substrato y el recubrimiento; dicho espacio es ideal para el acumulamiento de humedad y propiciar corrosión desde el interior.

Por otra parte, los recubrimientos intumescentes trabajan con otros principios. En lugar de generar una capa gruesa sobre la superficie para proteger contra las flamas, su acción es entumecerse, carbonizando y expandiéndose cuando se expone a temperaturas extremas. Dicha expansión viene a producir el efecto similar que la capa cementosa produce, generando una protección al generar volumen entre la superficie y el fuego, retrasando el efecto del fuego sobre metales y estructuras, dándonos más tiempo para reaccionar antes de un posible colapso. La ventaja que se tiene comparado con los cementosos es que su aplicación es más sencilla, similar a la aplicación tradicional de una capa de recubrimiento, reduciendo la oportunidad de que la humedad se asiente. De hecho, la aplicación de más capas aumentará el tiempo que el recubrimiento puede proteger la superficie.


Las capas cementosas siguen siendo viables para algunas condiciones. Siendo de costo bajo, pueden usarse como una solución efectiva en costos donde se permita. No obstante, las capas intumescentes cuentan con tecnología más avanzada, con mayores beneficios, facilidad de aplicación y la posibilidad de mejorar la protección a medida que se apliquen más capas. 

Nuestros Pintores Industriales son expertos en el manejo y aplicación de pinturas intumescentes que pueden proteger tu inversión. 



Soluciones para eliminar recubrimientos existentes

 Pintores Professionales



Tomando en cuenta los proyectos con fines de renovación, los resultados son definitivamente afectados por las condiciones anteriores de la construcción. La apariencia de total renovación no puede lograrse mientras que no se retire por completo la pintura vieja, para preparar las superficies a recibir el nuevo recubrimiento.

En los casos de mantenimiento, puede ser que la vida útil de la pintura esté próxima a su fin; otros casos son que las condiciones naturales y las condiciones de trabajo aceleran el desgaste. Aquí es cuando entra el proceso de análisis e investigación, para ver cuál producto puede dar la mejor apariencia y durabilidad como recubrimiento, y dando un paso atrás en el proceso, la mejor manera de preparar las superficies a ser pintadas. Existen varios productos químicos que pueden aplicarse para la tarea, pero dependerá del tipo de superficie y el tipo de pintura que deseamos remover, además del nuevo acabado que deseas aplicar.

Uso de agua. Uno de los procesos más básicos, cuando la preparación se limita al retirar polvo, partículas y agentes contaminantes para aplicar el acabado justo encima. Dado el caso que el nivel de fijación de la pintura anterior sea alto y sea necesario retirarla antes de aplicar una nueva capa, se puede utilizar agua en chorro de alta presión. Usualmente la presión manejada para quitar capas de pintura vieja es alrededor de los 30,000 PSI, que en comparativa es menos costoso que el disparo de agentes abrasivos, cuyo proceso requiere mayores medidas de contención. Al producir menos efectos y su baja probabilidad de afectar el ambiente, es una opción popular para aplicaciones marítimas.

Disparo de abrasivos. A diferencia del uso de agua para retirar contaminantes y partículas, los abrasivos actúan erosionando la superficie en cuestión para retirar el recubrimiento existente. Siendo que las primeras versiones de abrasivos pueden ser un tanto agresivos con superficies de mampostería, ha permanecido la idea que sólo deben utilizarse para remoción de pintura en estructuras y piezas metálicas. Gracias a los nuevos avances en micro abrasivos, se puede regular el nivel de agresividad, haciéndolos viables incluso para proyectos donde el substrato no sean tan resistentes. Sin embargo, será importante realizar pruebas para asegurarnos que producen el resultado deseado.

Remoción con químicos. Comparando con la limpieza y preparación con agua, o la erosión abrasiva, el uso de químicos se dirige por un camino totalmente distinto. Los agentes utilizados producen una reacción en la pintura, provocando su aflojamiento o disolución; podría decirse que es el método más efectivo en casos donde los acabados que deseamos quitar están firmemente adheridos a la superficie. Cada agente químico se elabora con el fin de atacar un cierto tipo de acabado, por lo que se debe investigar o asesorarse para garantizar que tanto la superficie como el agente son compatibles; aquí será importante que el personal, de la empresa o comisionado, tenga pleno conocimiento del químico utilizado, sus implicaciones para uso óptimo y los riesgos ambientales.

Cualesquiera que sean las condiciones de tu proyecto, siempre será recomendable acercarse a un experto, para que te oriente y te presente los métodos y materiales más actuales, que pueden superar los que hayas utilizado en el pasado en cuanto a calidad, tiempo de aplicación y costos.

Si te interesa saber sobre nuestros procesos y soluciones que nuestros Pintores Industriales pueden ofrecer, te invitamos a visitar nuestro sitio o contactarnos a través de nuestro blog.