martes, 12 de junio de 2018

Protección efectiva para estructuras de acero

 Pintura en estructuras metalicas



A diferencia de condiciones residenciales donde la priorización se inclina hacia la variedad de colores, en los entornos industriales la pintura y recubrimientos deben principalmente responder a características de funcionalidad, durabilidad y seguridad. La variedad disponible en la actualidad es vasta, pero podemos enfocarnos a dos categorías principales:

Recubrimientos orgánicos.
Son aquellos que contienen carbón en su constitución, productos derivados de petróleo, a la vez que solventes, pigmentos, aditivos y barnices.

a)          Recubrimientos alquídicos. Pueden aplicarse a varios substratos preparados en distintos entornos industriales. Dependiendo de sus ingredientes, pueden resistir a los rigores de distintas condiciones en exteriores, interiores, subterráneas y bajo el agua. La desventaja es que requieren oxígeno para completar la reacción química y que se logre un acabado durable; al necesitar que el oxígeno se distribuya en toda la capa de pintura, el proceso de secado toma tiempo a comparación con otros productos.

b)          Recubrimientos epóxicos. Comprende una amplia gama de productos con características excelentes para formación de capa, propiedades mecánicas y químicas, mientras que requieren tiempos cortos de curado y secado. Estos materiales pueden crear firmes uniones con las superficies donde se aplican, incluyendo acero, zinc, aluminio y componentes galvanizados. Ésto los convierte en perfectas alternativas para proyectos industriales que requieren protección máxima contra los elementos, combustibles, químicos, humedad y sales en inmersión.

c)           Recubrimientos de poliuretano. Complementados con aditivos especiales, los productos para aplicación de capas de poliuretano tienen excepcional resistencia contra la corrosión, abrasión, químicos, y desgaste ambiental. Por ello son altamente versátiles, aplicables a múltiples proyectos.

Recubrimientos inorgánicos.
Para poder dar protección contra varios agentes estresantes en plantas industriales, se preparan los recubrimientos inorgánicos utilizando esmaltes, aditivos y pigmentos.

a)          Recubrimientos acrílicos. A pesar de que los recubrimientos alquídicos siguen teniendo mucha aceptación para proyectos industriales, se han comenzado a popularizar los recubrimientos a base de agua. Para lograr dar un acabado resistente y durable en naves industriales, se agregan componentes y aditivos de alto rendimiento y se utilizan menos dispersores de pigmentos, surfactantes y modificadores reológicos que puedan afectar negativamente a la protección contra la corrosión.

b)          Recubrimientos cerámicos. Además de mejorar la durabilidad, la protección contra químicos y la corrosión, el recubrimiento cerámico cuenta con características únicas como el aislamiento térmico, además de dar estabilidad química y dimensional. Pueden utilizarse para la protección de tanques y tuberías contra el agua , humedad, rayos UV, químicos y temperaturas elevadas. Únicamente, se deberá evitar su uso en lugares donde haya exposición a tensiones o compresión, ya que la deformaciones pueden dar lugar a fracturas, afectando la integridad de la capa.

c)           Recubrimientos intumescentes. Estos recubrimientos, al ser expuestos a temperaturas altas o a las llamas, se expanden para generar capas gruesas asemejando espuma, que aísla a las estructuras del fuego. Gracias a dicha características, son de uso frecuente en aplicaciones para entornos de temperaturas elevadas.

Existen otros recubrimientos de tipo metálico y a base de polvo, pero requieren una valoración, y que el lugar donde se apliquen presente condiciones de trabajo estables. Si necesitas asesoría integral puedes consultarlo con uno de nuestros Pintores Industriales y con gusto aclararemos todas tus dudas de tus proyectos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario